Cuidado del cabello 101: porosidad y densidad

¿Has aplicado un montón de productos para mantener tu pelo sano e hidratado, pero nada parece funcionar? No te preocupes, la información es poder. Tal vez lo que se interpone entre tú y el pelo de tus sueños es conocer mejor tu cabello. Por eso, te traigo todo lo que debes saber sobre la porosidad y densidad capilar para que apliques los productos para el cuidado del cabello adecuados para ti.

Porosidad

Cuando los profesionales del cabello hablan de porosidad, se refieren a la capacidad de éste para absorber la humedad. Si tu melena es muy porosa, tiene muchos agujeros en la capa superficial, llamada cutícula.

Es posible que tengas el pelo naturalmente poroso, o el procesamiento químico y térmico puede haber hecho que se vuelva más poroso de lo que normalmente sería.

Esos agujeros en la cutícula permiten que tu fibra capilar absorba más humedad. Si el clima donde vives es húmedo, tu pelo puede tender a encresparse. Eso es porque la cutícula extrae la humedad del aire.

La buena noticia es que los cabellos porosos también absorben bien los productos humectantes. Una amplia gama de productos para el cuidado del cabello, desde acondicionadores sin enjuague hasta cremas ricas en componentes hidratantes, pueden sellar los agujeros y hacer que tu melena sea más fácil de manejar.

El cabello que es menos poroso está fuertemente sellado y tiende a resistir la humedad, ya sea la humedad ambiental o el procesamiento químico (tratamientos).

Para evitar la acumulación de producto que podría apelmazar y opacar tu pelo, lava con un shampoo aclarador semanalmente y elije productos más ligeros.

Para que tus productos capilares funcionen mejor, usa un secador de pelo. El calor puede abrir la cutícula apretada y permitir que la humedad se filtre y penetre tus hebras.

Prueba de porosidad

Coloca algunos mechones de tu pelo en un recipiente con agua. Después de unos minutos, dale un vistazo.

Si éste flota, tiene baja porosidad. En cambio, si se hunde, tiene una alta porosidad.

Densidad

La densidad del cabello se refiere a la cantidad de cabellos en su cabeza. Si no puedes ver tu cuero cabelludo con claridad, probablemente tengas el pelo denso. Si puedes ver tu cuero cabelludo incluso sin separar tu melena, probablemente tengas una densidad baja.

La densidad del cabello puede verse afectada por una serie de factores, incluido el estrés, las hormonas durante el embarazo o la menopausia y la nutrición.

Es una buena idea hacer un balance de los productos del cuidado del cabello que estás usando si la densidad de tu pelo ha cambiado.

Los productos pesados ​​pueden aplanar el cabello de baja densidad. Busca aerosoles de textura y espumas ligeras para agregar volumen y levantar. Por el otro lado, el pelo de alta densidad puede beneficiarse de cremas y tratamientos más espesos para agregar brillo y control.

También te puede interesar: 5 formas dramáticas para un cambio de look de cabello